Jovencita japonesa nunca pensó que su propio padre en la noche iría a su dormitorio para follarla, pues ella en su medio sueño comenzó a sentir que su padre le metía dedo al coño en donde ella lo dejo hacerlo porque le gusto como le metía dedo y lengua en su coñito, toda una guarrilla la japonesa. El padre saco su polla y la puso en la boca de su hija y ella lo mamaba a mala manera pero cuando sintió toda la polla en su coño mojado comenzó a chillar como cerdilla. Padre cabron follando a su hija aprovechando la noche y el sueño.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*