La mamá llega toda borracha junto con su hijo de una fiesta, pues el hijo trajo a su madre antes que haga escándalo, pues cuando su madre toma se desconoce. La madre con todo ese licor encima se olvida que es su hijo y solo desea follar, por eso con la fuerza que tiene agarra la polla de su hijo para darle una buena mamada de polla, el chaval no se pudo resistirse y la madre le dio tremenda mamada, pues con todo eso el hijo puso a su madre en cuatro patas sobre la pared y le dio tan duro para que lo recordara al día siguiente.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*