Cada domingo una bella madre se reúne con sus amigas en su casa, pero no solo para jugar a las cartas pues estas bellas mujeres maduras se reúnen para follar. Esa tarde el hijo llego temprano a casa y vio cómo su madre y sus amigas están follando entre ellas en un gran escena lesbianismo, pues él sabía que ahora falta una gran pinga y el muchacho se sienta donde su madre le da la bienvenida y las demás mujeres pasaron por esa polla  para chuparlo o sentarse encima de esa gran verga. El hijo tuvo gran orgia con su madre y sus amigas golfas.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*