Madre le gusta leer mucho historias de incesto, pues ella tiene ese morbo desde hace mucho y aquella noche después de leer su libro su hijo entra y comienza a tocar el coño húmedo y rosado de su madre, hacienda que se despierte pues ella no sabía si era realidad o un sueño, así que aprovecho ese momento y comenzó a chuparle la pinga a su hijo. Que tal verga tiene mi hijo!! Ella saboreo y lo sintió en michas posiciones pero en especial en cuatro patas donde la sienten entera. Ella pidió que eyaculara en su cuerpo.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*