Hijo llega muy cansado de trabajar todo el día y lo único que desea es su cama, pues él está completamente dormido, pero la que esta despierta es su madre que entra a la habitación de su hijo y al verlo bien dormido decide ver que tan gruesa tiene la pinga y al descubrirlo no se  pudo aguantar y comenzó a chuparlo, el hijo al rato se levantó y vio que su madre le hacía una buena mamada de pinga por el cual tenía la pinga buen dura, ahí mismo la puso de costado y le metió la pinga hasta sacar toda la leche, pero cuando terminaron la hija llega y vio cómo su madre está follando con su hermano que solo atino a golpearlos

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*