Madre nunca pensó que su hijo mayor es un enfermo sexual, pues cuando ella no está su hijo entra a su habitación para oler las bragas de su madre en donde él se masturba, pues la madre llego temprano del trabajo y encontró a su hijo oliendo su braga y con la polla bien dura, la madre le quito su braga pero al ver esa vergota se mojo todita, en donde ella se sienta en la cara de su hijo para que huela su braga sucia. Ese día la madre le dio lo que tanto deseaba y es oler y follar ese coño de su madre.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*