Una historia como muchas donde la madre se levanta temprano y con muchas ganas de tener sexo y siempre el hijo es un platillo para comer. El hijo duerme en la sala en donde él le gusta dormir siempre desnudo porque es mas cómodo, pero la madre aquel día se levando con ganas y fue donde está su hijo para darme una buena mamada de verga haciendo que el hijo se levante en su sueño y al ver a su madre mamando su polla quiso detenerla pero no pudo esa boca hace maravillas con su polla. La madre le rogo hasta casi le imploro que le rompa el culo, ella desea tener sexo anal ya que le causa mucho placer.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*