Pues desde que supe que fui adoptado, miro de otros ojos a mi madre y siempre me corro la paja pensando en su bello culo y tetas. Pero aquel día mientras me estaba pajeando entra sorpresivamente y me pilla dándome una paja, pues ella se tapo los ojos pero sin dejar de ver lo grande que esta mi polla, así que ella se mojo al verla y sabiendo que el ya sabe que no es su verdadera madre, dejo ver su gran polla a su madre donde ella se agacho y comenzó a saborear cada centímetro de polla. Aquella mañana y desde ahora el hijo ya no necesita correrse la paja porque ahora tiene el culo de su madre.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*