Llegar a casa de mi madrina o mejor dicho mi madrastra, ya que ella se casó con mi padre pero cuando el murió quede como una sirvienta en esa casa, pues mi madrastra es una puta muy zorra y aquel día la escuche gimiendo en su dormitorio en donde ella mi pillo con el dedo en mi concha y ella tenía un gran dildo colgando y por el cual me obligo que la chupara como si fuera su pinga. La zorrilla hijastra le gusto ser tratada como una puta y le chupo la polla de goma y la follo en cuatro patas. Desde ahora no solo es su sirviente también es su perra.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*