Pequeña hija de 18 añitos mira a su padre trabajando arduamente en la computadora,  pues la hija en ese momento está sin braga en donde ella se sienta y abre las piernas dejando ver ese coño peludito a su padre, toda una tentación para él, al ver lo cachonda que esta la hija le comenzó a lamer el coño y el ano. La hija se puso de cuatro patas y el padre comenzó a follar ese coño deseando una polla grande. Esa noche el padre sintió el placer de cometer incesto con su hija por primera vez.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*