Una noche cuando todo está en silencio, una hermosa jovencita entra al dormitorio de su padrastro. Pues ella tiene miedo a dormir sola y desea estar en los brazos de su nuevo padre. El padrastro la mira y siente como el cuerpo de su hija se acerca cada vez más a él. Ella esta muy caliente y desea polla en su coño. El padrastro se da cuenta de la intención de su hija y comienza a besarla por todo su cuerpo, deteniéndose en su coño para comérselo. Una buena follada de padrastro e hijastra.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

1 Comment