Hija rusa está durmiendo sin pensar que pasaría aquella noche, pues ella tiene la costumbre de dormir desnuda y eso su padre lo sabe por eso espero que su esposa se durmiera para el visitar a su hija en la madrugada en donde levanta la sabana y mira el blanco y redondo culito de su hija que comienza a trocarlo suavemente y la hija se despierta y el padre le dice que no haga ruido y comienza tocarle el coño para después chupárselo y sentir ese coño caliente y mojado de su hija. Esa noche el padre follo y eyaculo en las tetas rosadas de su hija.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*