Padre ha perdido la inspiración para seguir pintando, pues en eso entra su hija mira a su madre todo triste y sin ganas de pintar, pues la zorra hija se pone detrás y comienza a darle masajes en donde el tipo se le pone dura la pinga y la hija ya sabe qué hacer para quitar todo el stress a su cabron padre. Una buena mamada de pinga con tragada de leche.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*