Mi padre es un hombre mayor y yo soy la última de sus hijas, pues mi madre ya murió. Ahora nos mudamos a una nueva casa con mi padre, y estamos arreglándolo para que este muy bonita. Mi padre es un hombre muy trabajador y siempre lo he mirado con otros ojos. Ese día entro un intenso calor en mi cuerpo y me le di un gran beso en donde puse duro la polla de papa e inmediatamente me desnude y comenzó a chupar esa verga enorme que tiene. Esa tarde follamos en la casa y termine con toda la leche en mi lengua.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*