Un padre muy ansioso y bien cabron tiene de hija una zorrilla muy insaciable de follar y tragarse la leche de papá. Este padre cabron llega cansado a casa y lo primero que hace es acostarse desnudo y en donde la hija siempre lo visita pero siempre desnuda para ayudar a su padre a relajarlo haciéndole una paja y besándolo con pasión. El padre masacra ese coño de su hija en donde la hija le encanta poner la cara y sentir como toda esa lefa caliente sale a choros por toda su carita angelical.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*