Su hermano mayor va en busca de su pequeña hermanita que ahora vive sola con su pareja, pues su hermano no puede vivir sin el coño de su hermana, aquel aroma y sabor de su chocho no la deja dormir. Un fin de semana el llega a la casa de su hermana donde la encuentra en la cocina pues al verse los dos sus cuerpos se llamaron uno al otro, y fue así que el hermano la desnudo y comenzó a lamer sus ricas tetas y ese coño que lo vuelve loquito. Las linda guarrilla hermana rubia se arrodillo y comenzó a succionar la polla dejándole duro para terminar follando sentados en la silla. Que cerdilla de hermana y como le encanta mamar y tragarse la leche de su hermano.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*