Esta es mi historia, pues desde pequeña siempre acompaña a mi abuelo hacer Picnic algo que me gustaba mucho, pero esta vez fue diferente pues desde que vi la polla de mi abuelo con esas enormes bolas hinchadas no dejo de pensar en su polla gorda, sabía que esta era me oportunidad de tener esa polla para mi sola y así sucedió este día mientras mi abuelo descansaba le di una buena mamada de polla donde mi abuelo no opuso resistencia y dejo que le chupara su enorme polla, pues ahí mismo en el mantel tirado en el pasto me follo como nunca nadie lo habían hecho. Mi abuelo me demostró que sabe follar bien y esa polla gorda me destrozo mi coñito. Vamos de picnic otra vez abuelo!!!

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*