Hermosa y guapa nieta nunca pensó que al quedarse sola en casa con su abuelo, sería el mejor día de su vida, pues ella una dulce rubia de 18 añitos está haciendo limpieza mientras el abuelo la mira con deseo ese lindo culito blanquito y rosadito. La nieta sabe de ese deseo y por esa razón deja que su abuelo la toque y le come su dulce y delicioso coñito rosado, pues el abuelo se dio tremendo festín comiéndose tan delicioso chochito. La nieta ese día tuvo el mejor orgasmo de su vida y probo una leche madura por el cual se lo trago todito.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*