Abuelo se pasó de pendejo, pues su nieta no fue a la escuela y el abuelo fue darle un sermón de porque no quiere ir a estudiar y la guarrilla con esa carita de inocente y esa faldita corta hizo que el abuelo prestara más atención a ese redondo y suave culito. La nieta todavía se comporta cómo una niña y le gusta tener peluches. Pero el abuelo le mostrara otro peluche de carne en donde la guarrilla nieta al ver enorme polla de su abuelo se puso en cuatro y comenzó chupar esa enorme polla del abuelo. El abuelo le perdono por no ir a la escuela por ser una nieta tan putilla que se dejó hasta lamer ese culito cerrado que tiene.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*