Domingo por la mañana una bella señorita estaba en su casa de árbol, sin saber que debajo de su casa estaban sus padres amenamente observando el paisaje, pero al estar solos se comenzaron ponerse muy cachondos donde la madre comenzó a tocarse el coño haciendo rudos fuertes, la jovencita al ver hacia abajo vio a sus padres follando. Eso le causo mucho morbo. La madre se percato de su hija y lo llamo insistentemente pues la hija no deseaba bajar pero ante tanto insistencia bajo y se acerco a su padre que tenia la polla afuera. Ella temerosa puso su boca en la polla de su papá con indicaciones de su madre que observaba todo. Aquel domingo en medio del bosque un trió amateur donde la hija sintió la dura polla de su padre y la madre solo se masturbaba con los gemidos de su hija.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*