Una bella hija está hablando con su padre en la cocina, pues ella tiene un problema, en donde ella es virgen por el culo y su novio le está pidiendo tener sexo anal. Ella tiene miedo porque sabe que duele y es por esa razón que el padre le ayudara y mando a su hija a bañarse para que tenga el culito bien limpio, la hija está esperando a su padre boca abajo en su cama lista para ser desvirgada. El padre saca un pequeño dildo para dilatar ese culito cerrado de su hija, en donde ella rápidamente se dilato y sintió como esa pinga dura entro y abrió su estrecho culito. El padre dio duro ese culito cerradito hasta dejarlo listo para ser follado mas adelante.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*