Descubriendo el coño rosado de mi hermana, pues ella está en la flor de su juventud, pues ella es toda una niña que ya desea conocer el placer de la carne y ese coño rosado y apretado ya desea comerse unas buenas pingas enormes. Yo le he dicho que espere y ese coño ya comerá buenas pollas enormes y le dije que el primero en desflorar ese coño seré yo su hermano. Que tal coño y como le gusta excitarme tocándose su delicado coño y cuerpecito.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*