Mi nueva mama o mi bella madrastra tiene un cuerpo delicioso, en donde mi padre le hace chillar como cerda cada noche, pues ella a pesar de ser muy hermosa, le gusta hacer los que aceres de la casa. Aprovechando eso me comencé a tirar una buena paja pensando en el culazo de mi madrastra en eso ella entra al baño y me pilla dándome una buena paja, donde ella se asombro y se fue asustada. Pero al rato conversando en la sala ella me comenzó a  poner muy cachonda y como buena madre calmo todo mi sed de placer entregándome lo que tanto deseaba y es su maravilloso culazo perfecto y redondo. Mu puta madrastra es la mejor de todas.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*