Padre tiene secuestrada a su zorra hijastra, una bella zorrilla de buenas tetas, pues él desea convertirla en su esclava sexual. La jovencita hijastra accede ser la perra de su padre con la única condición de dejarla libre, la hija le hace una buena mamada de polla y pone sus enorme tetas naturales en la polla de su padre. Que buen año nuevo recibió este viejo cabron.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*