Una tarde como cualquier otra mi tío llego a casa buscando a mi padre que viene hacer su hermano, pues ellos no estaban en casa a sí que yo como sobrina tuve que atenderlo, pues mi tío es tipo que es muy deportista y tiene toda esa vitalidad que cualquier chavalillo de mi edad desearía tener. Aquella tarde mi tío me hizo descubrir que follar con hombres mayores es mojarte mil veces más que un chavalillo de mi edad, pues mi tío con su gran polla hizo sentir como mi coño se abría en dos, pues ahí mismo en sala con ese morbo de ser pillados por mis padres me follo como nunca donde yo fui su perra en donde monte esa polla enorme y en en cuatro patas me reventó el coño. Su leche tiene un sabor riquísimo donde me lo trague todo. Solo te digo una cosa GRACIAS TIO POR FOLLARME Y SER TU PERRA!.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*