No se sorprendan con esta escena es que si tuvieran un madre como tengo yo de seguro también desearían comerle el coño, pues ella desde pequeño siempre me ha bañado y hasta ahora cada vez que me baño le gusta lavarme las bolas pero ahora con más entusiasmo porque esa polla ya no es la misma, ahora esta grande y  vota mucha leche donde ella le encanta lamerlo como una gata tomando su lechecita. Aquella tina es escenario para una buena follada donde mi madre tienes unas tetazas increíble y un coño bien apetitoso. Una follada increíble donde mi zorra madre se come mi lefa.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*