Tener como profesora a mi tía siempre fue algo muy morboso. Pues ella a pesar de su edad es una mujer despampanante. Yo siempre no he sido buen estudiante por esa razón mi tía me enseña clases particulares. Aquel día mientras mi tía me enseñaba no dejaba de mirar ese tremendo culo y ella sabe que la miro, por esa razón ella lo hace con mucha sensualidad para hacer que mi polla se ponga dura. Ese día en el salón de clases mi zorra tía sentirá lo que es una verdadera pinga y ese culazo es una delicia cogérsela.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*