Tiernita y jugosita es la guarrilla de apenas 18 añitos, pues ella ha aprendido a llevarse muy bien con su nuevo padre y acá la vemos bañándose juntos algo que hacen casi siempre cuando la madre de la pequeña hija no está en casa, este tipo maduro esta mas que feliz al sentir como esa verga dura entre en ese chochito ajustado, pues la zorrilla hijastra disfruta muchísimo de la gran pinga de su padrastro, en donde la guarrilla le gusta que su padre acabe dentro de su boca para saborear cada gota de lefa.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*