Aquella noche mi prima Barbará estaba muy cachonda y cuando llegamos de la discoteca , en dónde ella estaba un poco borracha, me pidió que le rompiera el culo y que desea sentir ese rico placer del sexo anal, pues como todo hombre no deje escapar esta oportunidad de follar ese ano virgen. Así que antes de meterle la pinga, metí la lengua para probar el sabor de ese culito virgen, en donde ese sabor hizo que mi polla se me ponga durísima. Esa noche mi prima fue desflorada analmente y cada vez que podemos lo hacemos analmente, en donde ella le fascina que le parte el orto.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*