Todas las cerdillas nietas desearan tener un abuelo como este viejo pingon, pues a su edad se maneja tremenda polla gorda donde su nieta es beneficiada con tremenda polla. Acá vemos como este abuelo deja con el coño bien abierto a su hermosa nieta rubia que gime y goza de placer en cuatro patas. Que tal zorra y como le gusta la verga. El abuelo siempre tiene que comer coño para hacer una pequeña pausa y llenarse de vitalidad al comer tan tierno coñito rosadito de su nieta. Provecho viejo pollon.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*