Mi abuelo es una linda persona, recuerdo mucho cuando mi  abuelo me sentaba en su rodilla y me balanceaba con fuerza. Pero desde que cumplí 18 añitos y abuelo me sentó en su rodilla pero esta vez fue diferente porque pude sentir algo grande en su pantalón rozando mi coño húmedo y caliente. Mi abuelo se percato que no deseaba salir de su rodilla y mi mano toco casualmente esa polla enorme de mi abuelo. Ahora que tengo 26 años cada vez que voy a casa de mi abuelo me coge con pasión y fuerza mi caliente coñito.

 

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*