Nietos visitan al abuelo por su cumpleaños, pues ella nunca ha tomado licor y su hermano se emborracha rápidamente. El abuelo con el licor dentro de su sangre se pone cachondo y mira a su nieta con ese cuerpecito muy dulce, el abuelo se para y desviste a su nieta a la fuerza donde ella solo le queda acceder a esa petición de su abuelo. El abuelo le baja la braga y al ver ese coñito peladito de su nieta no duda en lamerlo, la guarrilla nieta comienza a gemir y hace despertar a su hermano y al ver como su hermana zorra esta follando con su abuelo, decide y unirse y entre los dos follaron a la linda guarrilla de 18 añitos.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*