La nieta llega de visita a casa de sus abuelos llevándoles unas flores que arranco del jardín. La nieta tiene confianza con su abuelo que le da un piquito, pero ella no sabía que su abuela es toda una zorra que cuando desea chupar la polla de su esposo lo hace donde sea. La abuela saco esa tremenda polla para chuparlo en donde la nieta al verlo tan grande se le hacía agua la boca. Que tal zorra en donde la nieta chupo toda esa pinga y lo sintió en su coño. Abuela y nieta se encargaron de sacar toda la leche.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

1 Comment