Tener un nieto muy amable que la cocina eso es algo de admirar pero esta abuela putona no solo desea agradecerlo con un lindo gesto, es por eso que desea darle una regalo que nunca olvidara pues ella se acerco a su tímido nieto que siente como su abuela le agarra su polla con una maestría para sacarle toda la leche, pues en un instante se le puso duro la polla y no se pudo resistir a esa mamada de polla y como ese coño caliente pedía una polla gorda, por esa razón el nieto la follo ahí mismo tirados en la cocina donde la abuela gemía como puta, pero tanto era el placer que se olvidaron que ahí no viven solos, pues llego la madre del chaval que vio como su hijo estaba follando a su puta abuela. Que tal zorra la abuela pero nadie le quita lo bailado, se dio un festín con la polla de su nieto.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*